Jerzy Kukuczka uno de los mejores alpinista de todos los tiempos


20041118xjerzy1Jerzy Kukuczka, alpinista polaco, nació el 24 de marzo de 1948 en Katowice (Polonia) y murió el 24 de octubre de 1989 atacando la cara sur del Lhotse, en Nepal, el 24 de octubre de 1989, a una altitud aproximada de 8.200 metros. Una cuerda de segunda mano, que había comprado en un mercado de Katmandú, se rompió durante la escalada y le llevó a la muerte, haciendo lo que mas queria

El 18 de septiembre de 1987 se convirtió en el segundo hombre, después de Reinhold Messner, en coronar los catorce picos con altura superior a ocho mil metros que existen en la Tierra, y muchos de ellos los subio en epoca de invierno.

Biografía

Sus comienzos en el mundo aventurero los dio con la espeleología, pero en el año 1965 se pasó al alpinismo. Las primeras ascensiones fueron en los Tatras, los Alpes italianos y las Dolomitas, donde en 1972 coronó la Torre Trieste por la cara sur, y al año siguiente, la Cima del Bancon por el pilar sur, subió en invierno por la sur de la Marmolada y por último, por la norte de las Jorasses. En 1974 participó en una expedición al Monte McKinley así como a grandes aperturas por la norte del Dru y repitió por la sur del Denali.

Es ya en 1976 cuando comienza su andadura asiática, donde afrontó la escalada a los montes Hindu Kush, de más de 7.000 metros, y en 1978 al pico más elevado de dicha cadena, el Tirich Mir (Pakistán), de 7.692 metros.

A partir de 1979 inició la serie de ascensiones a los gigantes del Himalaya, con una primera escalada al Lhotse (8.501 metros) con la ayuda de oxígeno. Después le siguieron el Everest (1980); el Makalu, de 8.481 metros (1981); el Broad Peak de 8.051 metros (1982), que repitió en 1984 por una ruta distinta; y el Gasherbrum II y I (1983). En 1985 afrontó sendas ascensiones invernales al Dhaulagiri, de 8.167 metros, y al Cho Oyu, de 8.153 metros; en el primero formó parte de una expedición polaca (del Club de Montañismo de Gliwice), dirigida por Adam Bilczewski, que alcanzó la cumbre el 21 de enero; y, el 12 de febrero, llegó a la cumbre del segundo, tres días después de que la expedición de su compatriota Andrzej Zawada la hubiera coronado.

Ese mismo año añadió otro de los ochomiles a la lista, el Nanga Parbat, de 8.120 metros, y al siguiente invierno coronó el Kanchenjunga (11 de enero de 1986), de casi 8.600 metros de altitud; no obstante, esta hazaña se vio ensombrecida por la muerte de uno de los expedicionarios, Andrzej Czok, quien había sido su acompañante en el asalto final al Dhaulagiri. Después de ascender el K2 y el Manaslu, en 1987 hizo lo propio con el Annapurna (8.091 metros) y el Shisha Pangma, con lo que completó todos los ochomiles un año después de que lo hiciera el italiano Reinhold Messner, en muchos casos sin necesidad de oxígeno.

Al hablar de Kukuczka, es inevitable hacerlo del italiano Reinhold Messner y la rivalidad entre ambos por conseguir la Corona del Himalaya. Cuando el alpinista polaco comenzó su aventura de ochomiles, Messner ya había conseguido su quinta cima. Aun así, en el momento en que Messner hizo pública su intención de conseguir la Corona en 1983 y con nueve cimas ascendidas, Kukuczka aceptó el reto.

Aunque lento a la hora de aclimatarse, una vez conseguido, la resistencia tanto física como psíquica, y la potencia del alpinista polaco eran formidables. Es por ello que Kukuczka es considerado por muchos como el mejor escalador de todos los tiempos. Ascendió los catorce ochomiles en ocho años, más rápido que ningún otro hasta el año 2005. En el proceso, estableció diez nuevas rutas y escaló cuatro de los picos durante el invierno. Pero lo que hace todo esto incluso más sorprendente es que teniendo en cuenta la dureza de sus expediciones, había que añadir el asfixiante clima político de la Polonia comunista y los continuos problemas económicos. No tenía patrocinadores y todo su equipamiento era muy pobre, la mayoría de él era de segunda mano o lo construía él mismo.

La falta de material adecuado fue lo que le llevó a la muerte, cuando al intentar la ascensión por la pared sur del Lhotse y a una altitud de unos 8.200 metros, a escasos metros de la cima, la cuerda que utilizaba se rompió. La había adquirido en un mercado de Katmandú y era de segunda mano.

Como buen alpinista, fue enterrado en una grieta del glaciar por sus amigos.

Lista de ochomiles
1979 4 de octubre Lhotse Ruta normal por la cara Noroeste.
1980 19 de mayo Everest   Nueva ruta por la cara Sur.
1981 15 de octubre Makalu  Nueva variante y ascensión en solitario por su cresta Noroeste.
1982 30 de julio Broad Peak  Wojciech Kurtyka Ruta normal por el espolón Oeste. Estilo alpino.
1983 1 de julio Gasherbrum II  Wojciech Kurtyka Nueva vía a través del espolón Suroeste. Estilo alpino.
1983 23 de julio Gasherbrum I  Wojciech Kurtyka Nueva ruta en la cara Suroeste. Estilo alpino.
1984 17 de julio Broad Peak  Wojciech Kurtyka Nueva vía a través de sus cimas Norte y Central. Estilo alpino.
1985 21 de enero Dhaulagiri  Andrzej Czok Primer ascenso en invierno a través de la normal por el espolón Noreste.
1985 15 de febrero Cho Oyu. Nueva vía por el pilar Sureste. Primer ascenso en invierno a través de una nueva ruta.
1985 13 de julio Nanga Parbat. Nueva ruta a través del pilar Sureste.
1986 11 de enero Kanchenjunga. Primer ascenso invernal por la normal a la cara Suroeste.
1986 8 de julio K2. Nueva vía por la cara Sur. Estilo alpino.
1986 10 de noviembre Manaslu. Nueva ruta por la cara Noreste. Estilo alpino.
1987 3 de febrero Annapurna. Primera invernal a la normal de la cara Norte.
1987 18 de septiembre Shisha Pangma. Nueva vía por la arista Oeste. Estilo alpino.

Anuncios

Edurne Pasaban conquista el Manaslu


Edurne Pasaban conquista el Manaslu, su undécimo Ochomil.

Este domingo, a las 09:00h. locales, las 05:00h. de la madrugada en España, la expedición de “Al filo de lo Imposible” liderada por la alpinista vasca Edurne Pasaban hollaba la cumbre del Manaslu. Habían salido de las tiendas del Campo III (7.400m.) a las 03:30 de la madrugada, y en el plazo de 5 horas y treinta minutos había conseguido alcanzar la cumbre principal de la montaña, sin la ayuda de oxigeno suplementario. Los expedicionarios en la cumbre eran Edurne Pasaban, Alex Chicón, Asier Izaguirre, Mikel Zabalza, Ester Sabadel, Ferran Latorre y Juanjo Garra.

Desde el Campo Base, recibían a las nueve horas la primera llamada del equipo. A través de telefono satelite, Alex Chicon aseguraba que el grupo al completo se encontraba en la cumbre principal de la montaña. Una gran noticia ya que los walkies-talkies no habían funcionado correctamente durante toda la madrugada a pesar de que estaba previsto que el grupo se comunicase a las 03:00h. antes de que el equipo se pusiera en marcha hasta la cima.

Este hecho hizo incrementar un poco la incertidumbre durante la madrugada, que fue ha sido especialmente fría. Por la mañana amaenció nuevamente un día esplendido de sol, aunque con un fuerte viento. Tras la primera conversación telefonica reestableció la comunicación por ‘walkie-talkie’ con algunos miembros del equipo, cuando se encontraban en la cumbre.

El frío y el viento, sus enemigos.

El primero en comunicar fue Asier Izaguirre,  que emocionado hacía especial hincapie en que “estaban todos en la cumbre principal de la montaña”. A continuación tomaba el ‘walkie’ Edurne, quien comunicaba el frío tan intenso que habían soportado por el fuerte viento que soplaba por la mañana. “Hemos tenido mucha suerte porque con el fuerte viento que hacía el tramo entre la cumbre secundario y la principal parecía imposible, pero a medida que nos hemos ido acercando, ha cesado el viento y hemos podido recorrer el último tramo tan técnico y expuesto, sin nada de viento. ¡Lo hemos conseguido todos! Ahora nos vamos para abajo rapidamente”, aseguraba.

El equipo tiene previsto descender al menos hasta el campo uno o incluso hasta el Campo Base a lo largo del día de hoy, aunque lleguen de noche. Con esta nueva conquista Edurne Pasaban, alcanza los 11 ochomiles, en su reto por conquistar los catorce. De este modo iguala el record de su amiga, Gerlinde Kartembruner, la alpinista austriaca con la que disputa el apasionante reto por convertirse en la primera mujer en la historia en conseguir hollar las catorce cimas más altas del planeta. Edurne Pasaban, valorará en las próximas horas la posibilidad de viajar hasta el Tibet a realizar un intento al Shisha Pangma (8.047m.) en busca de su duodécimo ochomil.

PPS Power Point Sobre los 14 ochomiles


PPS de Rodrigo García (Autor de la web).Sobre todos los ochomiles de la tierra.

Frases Celebres de alpinistas


 

 

 

 

En la escalada el cerebro es el músculo más importante
Wolfgang Gullich

Sobre mi odisea al Nanga Parbat dijeron que tuve mucha suerte… pero yo no creo en la suerte.
Reinhold Messner

Esto no es alpinismo, ¡es la guerra!.
Armand Charlet (en referencia a la Cara norte de las Grandes Jorasses, 1930)

El alpinista es quién conduce su cuerpo allá dónde un día sus ojos lo soñaron.
Gaston Rébuffat

 La montaña es mi poesía.
Guido Rey

Hemos realizado nuestro sueño en el K2 y hemos dado todo lo demás a cambio.
Kurt Diemberguer

Nada habría podido suceder si alguien no lo hubiera imaginado.
Reinhold Messner

De alguna manera me encuentro solo en la montaña.
Peter Boardman

El valor de un alpinista es inversamente proporcional a la cantidad de material que se lleva.
Reinhold Messner

Las montañas no tienen que preocuparse, aún las amo.
Mick Fowler

No se puede ser un héroe y a la vez pretender sobrevivir.
Reinhard Karl

Lo esencial no es escalar rápido sino durante mucho tiempo.
Georges Livanos

No es más quién más alto llega, sino aquel que influenciado por la belleza que le envuelve, más intensamente siente.
Maurice Herzog

¿Por qué subir montañas? Porque están ahí.
Lionel Terray

Hay dos tipos de escaladores… los escaladores inteligentes y los escaladores muertos.
Don Whillans.

Las expansiones son los asesinos de lo imposible.
Reinhold Messner.

La montaña no es como los humanos. La montaña es sincera.
Walter Bonatti.

Recuerda: si llevas material de vivac, vivaquearás…
Yvon Chouinard.

Tragedia en el K2


La cifra de muertos en el K2 sube hasta los18

 

 Seis alpinistas más fallecieron aislados a 8.000 metros

 

Las autoridades pakistaníes dieron ayer por muertos a seis de los diez alpinistas que habían quedado aislados en el K2, la segunda montaña más alta de la Tierra, con 8.611 metros de altura sobre el nivel del mar. Los montañeros se encontraban aproximadamente a ocho mil metros, con frío intenso y en la más absoluta oscuridad. Una situación mortal de necesidad, en la que sólo se puede aguantar unas pocas horas.

La cifra total de montañeros fallecidos a resultas del accidente que se produjo el pasado sábado asciende ya a 18. Y no se descarta que la terrible lista se incremente de inmediato. Comenzó hablándose de cuatro muertos, la macabra cifra se elevó a doce y ahora llega a esos 18.

Confusión.

Entre los fallecidos habría varios miembros de una expedición estadounidense, de la que no se tenía noticia desde el mismo día del accidente, y de otra italiana. En todo caso, la situación en el K2 sigue siendo muy confusa y no se puede precisar con exactitud ni los nombres ni la nacionalidad de los alpinistas muertos, la mayoría de ellos en el descenso y tras desprenderse un gigantesco bloque de hielo.

Según algunos montañeros presentes en la zona o en sus cercanías, algunos alpinistas hicieron cumbre alrededor de las ocho de la tarde (hora local) lo que les impedía bajar con la necesaria seguridad.

Dos coreanos tuvieron que ser abandonados

El riojano Alfredo García, miembro de la expedición española que estaba en el K2 durante el trágico accidente del pasado sábado, explicó ayer a Efe algunos pormenores de lo acontecido. Uno de los casos más dramáticos es el de dos alpinistas coreanos que “cuando quisieron andar, tenían las piernas congeladas y sus compañeros tuvieron que dejarles allí”, relata García. Uno de los últimos alpinistas en hollar la cima y salir ileso fue el alavés Alberto Zerain, que nunca corrió peligro y que, de hecho, no se enteró de la tragedia hasta que llegó al Campo Base.