Edurne Pasabán


Edurne Pasaban 37 años dedicados en cuerpo y alma a la montaña.

Edurne Pasaban (Tolosa, 1973) no creció pensando que dedicaría su vida a la montaña y sin embargo hoy puede decir orgullosa que es, probablemente, la única española que puede vivir de ella. Este otoño, la tolosarra pone con su nominación como finalista a los premios Príncipe de Asturiaun broche de oro a una temporada en la que no sólo ha terminado con éxito su proyecto vital de ser la primera mujer que pisa la cumbre de los 14 ochomiles del planeta, sino también la primera que ha sido capaz de convencer a propios y extraños de que ella tenía razón.

En su Tolosa natal, Edurne comenzó a salir al monte de jovencita, pero no fue hasta que terminó sus estudios de Ingeniería Técnica Industrial y fundó más tarde su propio negocio -un restaurante y alojamiento de turismo rural, ‘el Abeletxe‘- cuando empezó a enamorarse profundamente de ese sentimiento de vitalidad que le da estar en las montañas.

Empezó a salir al monte con su primo Asier (que en las últimas expediciones ha formado parte de su inseparable equipo), primero en los Pirineos, luego en los Alpes, y poco a poco fue enfrentándose a retos mayores hasta que en 2001 se fue de expedición alEverest, y vino con la cumbre debajo del brazo.

Entrevista a Edurne por la revista “Tiempo”:

“Me arrepiento de haber denunciado la irregularidad de Miss Oh”

EDURNE PASABÁN es muy alta, mide 1.80 metros. Y fuerte. Nos encontramos en una céntrica plaza de San Sebastián, al lado del mítico hotel María Cristina. La gente se para a observarla. “¿Esta es una escaladora, no?”, preguntan. Habla rápido y parece, pese a su complexión, una persona frágil. Teme más a la cotidianidad que a la montaña, a los problemas del día a día que a quedarse sin oxígeno subiendo un ochomil. Tras meses de polémica parece que por fin todo se aclara y que Pasabán es reconocida internacionalmente como la primera mujer en conquistar los catorce picos de más de ocho mil metros.

Enhorabuena. ¿Qué ha significado para usted este reconocimiento?
Lo primero, una tranquilidad porque nosotros hicimos público que teníamos dudas de que Miss Oh hubiera subido a la cumbre del Kangchenjunga. Estos meses no han sido muy fáciles para mí porque siendo yo la rival, entre comillas, que dijera estas palabras… pues hay mucha gente que me ha apoyado pero también quien me ha mirado diciendo “esta lo ha denunciado porque no es la primera”. La tranquilidad que tengo es que en la propia federación surcoreana de montaña piensan igual que nosotros, ya no son sólo las palabras de Edurne y su equipo. El hecho de ser la primera o la segunda pues… mi trabajo está hecho. Yo ya terminé los catorce ochomiles. Todo lo demás, pues… seremos los primeros, pasaremos al libro de Historia, pero el trabajo mío ya está hecho.

¿Se arrepiente de haber denunciado la posible irregularidad de Miss Oh?
Sí muchísimo, pero esto fue una cosa que me pilló un poco desprevenida. Estaba en el campo base y me enteré porque vino un sherpa a decirme que los coreanos y Miss Oh no habían coronado. Esto lo comenté a un periodista que ha ido con nosotros a diferentes expediciones y que para mí, además de periodista, era un amigo y no pensé que él lo haría público. He aprendido que el periodista al final siempre busca el titular. La culpa fue mía y eso me ha apenado siempre ya que esto iba a caer por su propio peso porque la federación surcoreana ya lo puso en duda.

¿Y ahora qué?
Hay muchas cosas que hacer. Para el año que viene ya tenemos un proyecto de subir al Everest sin oxígeno, ya que el Everest es la única cumbre en la que he utilizado oxígeno artificial porque fue mi primera cumbre. Ahora me gustaría intentarlo sin oxígeno y cerrar así el círculo. Luego hay muchas más cosas, me dedico a dar muchas conferencias en empresas, conferencias sobre motivación y liderazgo, y tengo relación con diferentes escuelas de negocios en las que utilizamos las expediciones y mi experiencia para trabajar casos.

¿De qué vive un alpinista?
Yo he empezado a vivir del alpinismo hace dos años, hasta entonces no. Yo he conseguido los patrocinadores cuando me faltaban cuatro montañas para terminar los catorce picos de más de ocho mil metros. Sólo entonces es cuando yo me creo que puedo acabar los catorce y me meto en este proyecto y vivo de esto. Yo terminé Ingeniería y empecé a trabajar en una empresa familiar. Las primeras expediciones aguantaba cogiéndome mes y medio de vacaciones pero eso cayó por su propio peso porque no podía estar trabajando en una empresa e irme un mes y pico. Entonces las expediciones eran subvencionadas con lo que yo ganaba y porque mis padres me ayudaban, como a todos los deportistas. Imagino que a Nadal también le han ayudado sus padres. Cuando ya no podía trabajar en la empresa porque escaparme dos meses era imposible abrí un restaurante con una casa rural. Me he mantenido hasta que ya esto se ha profesionalizado y puedo vivir de ello.

¿Hay que profesionalizar el alpinismo?
Estoy de acuerdo con lo que decía Sebastián Álvaro [montañero y creador del programa Al filo de lo imposible] pero hay muchos que no creen en eso. Hay muchos que quieren que el alpinismo se quede como un punto puro de deporte, pero las dos cosas no se contradicen. Podemos hacer un alpinismo puro y hacerlo mediático o profesionalizarlo. Si de verdad queremos ganarnos la vida como alpinistas hay que dar ese paso. Hay que encaminarlo de otra manera si queremos que lo reconozcan como un deporte profesional.

¿Cree que el alpinismo podrá llegar a ser un deporte de masas como el fútbol?
No, porque el alpinismo no es mediático. El coste de una retransmisión en directo es casi imposible, quién va a subir ahí a retransmitir esto, no se puede equiparar al fútbol ni al tenis.

¿Alguna vez ha querido tirar la toalla en todos estos años?
Sí, sobre todo en 2004, cuando fui al K2 y volví con congelaciones. Empiezo entonces a pensar en una vida con una pareja en la que veo que esto, el alpinismo, no es compatible con tener una pareja estable. Ahí hubo una lucha interna en mí bastante fuerte. Lo pasé mal porque fue una lucha fuerte. ¿Qué es lo que quiero hacer?, me preguntaba. Mi pasión es la montaña pero esto me cerraba y me ha cerrado las puertas de otras cosas. Esta lucha la he arrastrado hasta que he cerrado los catorce ochomiles. Lo bueno es que he conseguido los catorce ochomiles y aunque no tengo las dos cosas, tengo una.

¿Sólo se puede tener una cosa? ¿O ser profesional o tener una familia?
Sí, aunque parejas mías me han dicho: “Has podido tener las dos cosas”. No lo veo así, no es tan fácil. Además a mí esto me pilla con unos años, con 32, 33 años. Es complicado para una mujer y no es por ser feminista ni nada. Probablemente, si hubiera tenido un hijo no hubiera completado los catorce ochomiles. He elegido, no sé si es la buena elección, y sólo por eso estoy contenta.

¿Cuáles son sus principales valores?
En esta vida hay que ser humilde y la verdad tiene que ir por delante siempre. Eso me ha ayudado mucho en la montaña y en mi vida personal.

¿Cuál ha sido el momento más duro?
Cuando tuve esta lucha interna caí en una depresión, estuve hospitalizada durante bastante tiempo, mis padres y mis amigos no sabían por dónde echarme una mano, es el momento más duro de mi vida sin ninguna duda, me ha costado mucho darle la vuelta a eso.
Cuesta imaginar que alguien con la fortaleza para subir a ocho mil metros pueda caer en una depresión.
Sí, pero todos somos humanos y las cosas más normales y más banales son las que realmente hacen daño a las personas. La montaña la elijo yo pero lo que me pasaba en el día a día yo vi que no lo controlaba.

¿Cómo es Edurne Pasabán?
Soy una persona normal. Me encanta estar con mi familia, con mis amigos, me gusta ir a la montaña con mis amigos, a escalar, a cenar. No soy de mucha juerga pero sí me gusta una buena cena con un buen vino, la tertulia después de una cena con mis amigos es lo mejor.

¿Qué piensa uno cuando llega a la cima?
En los últimos metros sí que piensas en llegar pero cuando has llegado… Ayer estaba viendo la final de la vuelta a España y veía al que iba a ganar y sentía la sensación que tenía que sentir él, la adrenalina, me comparaba con él, cuando estás recorriendo los últimos metros. Luego, cuando llegas a la cumbre, vas, sacas la foto y bajas.

Al montañero que se queda en la montaña no se vuelve a por él. ¿Es tan a vida o muerte, tan o tú o yo, tan animal?
No, esto es lo que parece desde aquí pero a veces es entendible. Lo de Tolo [Calafat, el montañero que falleció en el Annapurna este verano] no se entendió. No se entendió que se le dejara, pero no era tan así, igual todos los demás no podían hacer nada para sacarlo. Entiendo que desde aquí se tenga esta impresión pero yo puedo comprenderlo porque he estado allí arriba.

La selección de fútbol, Nadal, usted. Los políticos se rifan a los deportistas. ¿Por qué político siente usted más simpatía?
Yo soy deportista y políticamente nunca me he querido situar. He tenido ayuda por todas las partes. Hago deporte para mí primero, y para la sociedad que representamos. En la política últimamente nadie está contento, mejor que los deportistas estemos dando un ejemplo y las personas, que son las importantes, desde el trabajador hasta el directivo, que estén contentos con nosotros.

ETA ha anunciado una tregua. ¿Qué haría usted si estuviese en el Gobierno?
Es complicada esta pregunta. Creo que es un momento en el País Vasco muy importante que de verdad tenemos que aprovechar por todas las partes, que nos puede dar un empuje muy grande al País Vasco. Ahora es trabajo de los políticos.

Ha sido candidata al Príncipe de Asturias, aunque no se lo han dado.
Ha sido un gran honor. Nunca pensé que iba a estar nominada, ni que me iba a convertir en una deportista profesional, ni que iba a estar en los medios, ni llegar a lo que he llegado. Es la gente la que te nomina y sólo la nominación ha sido un gran honor.

2 pensamientos en “Edurne Pasabán

  1. Lo que es vergonzoso es este pais, dar el premio principe de Asturias a la seleccion Española de Futbol, y no darselo a Edurne, pero ya sabemos como és este pais. Grandisima Edurne.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s